Serviteurs de Jésus et de Marie

Serviteurs de Jésus et de Marie

Reiki: ¿qué espíritus? El triple precio a pagar

Imprimer
Écrire à l'auteur Padre José-Maria 17 de abril
1 2 3 4 5
réagir


El Reiki, que se difunde hoy en varios lugares, pretende ser “un sistema de curación por imposición de las manos”.

En realidad, es una práctica peligrosa, que abre la puerta a fuerzas ocultas, o sea demoníacas. Es incompatible con la fe cristiana.

Damos explicaciones:



¿Energía?

El Reiki pretende domesticar y utilizar la llamada “energía vital universal”. Pero ¿qué es la energía vital universal? (otros la llaman energía cósmica, magnética, “cristica”, etc.). Sabemos que, desde el pecado original, no sólo el hombre está herido, sino que la armonía del mundo queda destruida (Catecismo de la Iglesia Católica, Nº 400) y las energías del cosmos están perturbadas por fuerzas malignas: «El mundo entero yace en poder del demonio» (1ª Juan 5,19). San Pablo habla de las «energías de este mundo de tinieblas» (Efesios 6,12). Así, el que se abre a la “energía universal” se abre a fuerzas que no conoce, y que no son todas buenas.

¿Iniciación?

Reiki se transmite por seminarios de iniciación, al contrario de los dones del Espíritu Santo que NO se transmiten de una persona a otra, sino que se reciben como un don gratuito de Dios. Lo que actúa en el Reiki no es el Espíritu Santo. Además, si el Reiki fuera un don de Dios, no se necesitaría ningún dinero. Este es el primero precio a pagar.

JPEG - 9.9 KB
Padre Joseph-Marie Verlinde

El Padre Verlinde advierte que el que consiente recibir esta iniciación, entra en una tradición iniciática, en que el Maestro pone al iniciado en contacto con un espíritu oculto que le dará sus misteriosos poderes.

Aparte, se puede obtener el mismo resultado gratuitamente con Charly-Charly o el juego de la copa.. Pero el Reiki tiene por clientela esa gente que le gusta pagar y seguir cursos sobre «novedades».

¿Médium?

De hecho, el iniciado se pone en estado de médium, para recibir el Reiki y transmitir este mismo estado de conciencia a otro. Es en este estado de médium que uno se vuelve receptivo a las entidades del mundo oculto. Los exorcistas afirman que ya en la primera iniciación, el espíritu del mal entra en la persona. Los que así adquieren los poderes de la Bestia son capaces de emitir “vibraciones de sanación” o mensajes concientes o inconcientes que pueden influenciar, en forma positiva o negativa, a las personas, las situaciones, los animales y hasta la materia.

¿Sana?

JPEG - 3.3 KB

El Reiki pretende sanar todos los niveles del ser, físico, mental y espiritual. ¿Sana realmente? Aparte del hecho de que la sugestión producida en el psiquismo de los enfermos puede iniciar un proceso de auto-sanación, que no tiene nada que ver con las explicaciones cosmológicas que hacen, puede también haber una mejoría temporaria de salud, pero rápidamente aparecen síntomas, los mismos que suelen ocurrir en las prácticas ocultas o espiritismo, y otras enfermedades físicas o psíquicas, peleas y divorcios, etc… Es el segundo precio a pagar.

¿Qué espíritus?

El reikista termina abriéndose a los llamados “maestros guías” o “espíritus guías”: ¡son voces interiores que lo van a guiar! Incluso los “invoca” antes de ejercer su arte. Nos preguntamos: ¿Quiénes son estos “espíritus-guías” , estos “maestros” a los que se someten los reikistas? Si no son Jesucristo, ni Dios, ni el Espíritu Santo, entonces ¿quiénes son?

Invocar a una entidad o espíritu para que te dé poderes, sea “Reiki” o “Charly-Charly” o el juego de la copa, eso se llama espiritismo, y estos espíritus son demonios. La Biblia habla de estas fuerzas que dirigen el universo, y que Jesucristo despojó de su poder de muerte (Colosenses 2.15).

Y cuando rezas el Rosario, estos “espíritus” no aguantan y hacen de todo para que dejes de rezar. Y cuando vas a misa y comulgas, también intentan poco a poco disgustarte de la misa para que no vayas más, porque ahí está Jesús, que vino a destruir las obras del demonio (1ª Juan 3:8).

Panteismo

Además, el Reiki es panteísta, enseña que el hombre es una simple emanación de la “energía divina cósmica”, y que le basta con tomar conciencia de la misma para tener poderes divinos. ¿No es la misma tentación de la serpiente, «Serán como dioses» (Génesis 3:5)? Los cristianos creemos que somos creados por un Padre bueno, que quiere compartir con nosotros su amor y su felicidad.

¿Re-encarnación?

El Reiki cree en la re-encarnación, o sea, no importa lo que haces con tu vida, ya que tendrás otras. Es incompatible con la Palabra de Dios, que muestra cómo cada persona, cuerpo y alma, es única e irrepetible, y que morimos una sola vez, después hay un juicio (Hebreos 9, 27). Los cristianos creemos en la RESURRECCIÓN, y somos responsables de lo que hacemos con nuestra vida.

Maestros ocultos

El Reiki, como otras prácticas de la Nueva Era, descarta el cristianismo como culpabilizante e intolerante. Consideran a Jesús simplemente como una de las múltiples re-encarnaciones de un gran “maestro” que ellos pretenden conocer por medio de videntes y otras comunicaciones ocultas. Los cristianos creemos que Jesucristo es el Hijo único de Dios, que derramó su sangre en la cruz para perdonar nuestros pecados y salvarnos del infierno, que resucitó para abrirnos el cielo y ahora vive para siempre.

Ciegos guiando a ciegos

A pesar de eso, muchos profesores de Reiki van a misa y afirman que el Reiki es compatible con la fe católica. Son ciegos que pretenden guiar a otros ciegos. Incluso hay sacerdotes que, sin verificar nada, dicen: “¿Te hace bien?, ¡hácelo!”. No son buenos pastores. La pereza cómoda no se molesta en buscar la verdad.

Lo que dice la Iglesia

La Iglesia ha estudiado y hablado.

JPEG - 8.6 KB
Cardenal Norberto Rivera


- Basta con leer las Directrices para evaluar el Reiki como terapia alternativa de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, para convencerse de que el Reiki «no tiene ningún fundamento ni en la ciencia natural ni en la fe cristiana».
- El cardenal Norberto Rivera, arzobispo de México, en su Instrucción pastoral sobre el New Age, del 7 de enero de 1996, nº 18, lo llama un abuso.
- El Padre Joseph-Marie Verlinde, en su video-entrevista De gurú a Jesús, testimonia de su búsqueda de absoluto en Oriente, luego confiesa su error al haberse dejado iniciar a poderes ocultos que terminaron proponiéndole hacer el mal, y finalmente su encuentro con la persona de Jesús y los sacramentos, que dio a su vida la plenitud de sentido y amor que buscaba.
- El Padre Gabriele Amorth, exorcista de Roma, a los que dejaron el Reiki, no les permite imponer las manos durante varios años, porque permanecen infestados mucho tiempo.
- La señora Fabienne Guerrero, en Les dangers du Reiki (Los peligros del Reiki) cuenta (en francés) su experiencia: los ejercicios mágicos y ocultos, el comercio jugoso que son, y su larga agonía espiritual cuando salió del Reiki. Esta agonía para salir del Reiki es el tercer precio a pagar, y el más bravo.

¿CÓMO PUEDE ESCAPARSE UNO DEL REIKI?

Es difícil y largo, porque el demonio no te deja escapar fácilmente. Nunca se olvida de que fuiste a solicitarlo. Pero es posible, porque Jesucristo es victorioso de las entidades ocultas.
- Se necesita ante todo una conversión profunda a Jesucristo, apegarse a él y nunca dejarlo;
- Una confesión con un sacerdote para cortar todos los lazos con poderes ocultos;
-  Oraciones de liberación , que cualquier sacerdote puede realizar; además de mucha paciencia y perseverancia;
- Puede ser necesario el exorcismo , dado por el sacerdote-exorcista de la diócesis;
- Se necesita una vida cristiana verdadera;
- La misa diaria para nutrirse del Cuerpo y la Sangre del Salvador y pasar la agonía espiritual que va a seguir.

JPEG - 8.2 KB
Fabienne Guerrero

Fabienne Guerrero empezó a recobrar paz interior cuando se puso a rezar el Santo Rosario y pidió el sacramento de los enfermos. El Rosario es una de las oraciones de liberación más poderosas. El diablo odia el Rosario, no lo aguanta.
- Y el sacramento de la Unción de los enfermos tiene por gracia propia el consuelo, la paz y la valentía para vencer las dificultades propias al estado de enfermedad grave o fragilidad. Es un don del Espíritu Santo que renueva la confianza y la fe en Dios, fortalece contra la tentación del Maligno (de desanimo y angustia de la muerte) y conduce a la sanación del alma y (si Dios quiere) del cuerpo. Da fortaleza para unirse a la Pasión de Jesucristo y llevar fruto por esta misma configuración a la Pasión Redentora del Salvador.

En savoir plus

PARA PROFUNDIZAR Y COMPRENDER MEJOR, RECOMENDAMOS :
- El excelente video-entrevista (30mn) del Padre Joseph-Marie Verlinde, De gurú a Jesús, cuenta primero su experiencia en las religiones orientales, luego con las practicas esotéricas como Reiki, y finalmente su elección de seguir a Jesús.
- Las Directrices para evaluar el Reiki como terapia alternativa de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos.
- La Instrucción pastoral sobre el New Age del cardenal Norberto Rivera.

+ Comentar este artículo