Serviteurs de Jésus et de Marie

Serviteurs de Jésus et de Marie

Relato del goum 2007

Imprimer
Écrire à l'auteur Serviteurs de Jésus et de Marie 29 de marzo de 2007
123451 vote(s)
réagir


Soy Haidée
Llevo una vida bastante sedentaria, ya que mis actividades las realizo cuando tengo que salir en auto, por ende las caminatas son pocas, o sea que para participar del Goum tengo que prepararme, haciendo caminatas de ochenta cuadras por la mañana y otras tantas por la tarde y así llego mas o meno para el retiro



El día dos de Enero 2007, a las 14hs.30 partimos de la localidad de San Clemente, previa oración para dar inicio al retiro GOUM.

Sentía el peso de la mochila y me costaba un poco la subida, pero siempre pensaba cuanto necesitaba de ese encuentro con Dios y conmigo misma.
La experiencia del año anterior, me facilitaba tener un poco más claro, para disfrutar más del peregrinar, sin dejar de tener en cuenta el objetivo del retiro.

El caminar por verdes praderas, piedras y arroyos con un poco más de agua, pensaba en que El Señor es mi pastor y nada me puede faltar. Y hacia que cada que me faltaba fuerzas, podía confiar en El que estaba ahí, para que pudiera sortear el inconveniente, con la mano tendida de alguno de mis hermanos, o como un ángel, alguien acompañándome continuamente rezando, y me ayudaba para que yo también tuviera el mismo entusiasmo y rezáramos junto, y a veces en absoluto silencio, poniendo todas mis energías en seguir tras las huellas de los que iban más adelante

Tenía momentos en que el cansancio, me quitaba las fuerzas, pero no la alegría y la paz, por la que Dios me había vuelto a llevar a caminar, por el desierto de mi vida, para mostrarme, cuanto puedo dar y cuanto me falta dar.

La primera noche, fue realmente de desierto, me llamaba a un silencio profundo.
Al día siguiente, me preocupaba el día lluvioso, en el que nos mojaríamos todos y que no era bueno, caminar así, en un momento dado, que estaba bastante mojada. Iba muy concentrada por donde caminaba, me sentí como niña, mire para todos lados y me di cuenta que estaba sonriendo, y era como que no me importaba de estar toda embarrada…
Esa noche, cuando el Padre dijo que tendríamos adoración al Santísimo, mi gran preocupación fue que no aguantaría despierta, hacia frío y seguía lloviendo y se humedecería la ropa; fue todo lo contrario, no solo me mantuve bien despierta, sino que cada vez que se levantaba alguien, a la hora que le tocaba, estaba despierta y no tuve frío, etc. Y me sentí en medio de la nada en absoluto silencio, solo con el amoroso Padre.

Al día siguiente (jueves 4) sentí que todos éramos iguales mientras marchábamos .Quería que estuviéramos todos juntos para contarles, pero no era posible, ya íbamos muy desparramados.
Y así fueron transcurriendo los días, con muchísimas más experiencias, hasta llegar el día lunes. Fue un día a pleno sol, con mucho calor y estábamos muy cansados, cuando empezaron a aparecer ampollas en los pies. Por gracia de Dios, a mí no me salió ni una sola.

Una vez llegados a Cura Brochero, descansamos y al día siguiente participamos de la misa, dando gracias por el retiro Goum 2007. Agradezco de todo corazón por permitirme compartir estos momentos de tanta alegría, y poder vivirlos con tanta intensidad.

Gracias Padre Elías, gracias Hermanos Benito y Mariano, y al grupo. Que Dios los bendiga. Hasta el proximo Goum."

En savoir plus

+ Comentar este artículo