Serviteurs de Jésus et de Marie

Serviteurs de Jésus et de Marie

¿Cual es tu pecado capital dominante?

¡La misericordia puede transformar tu corazón y tu familia entera!

Para ver la misericordia, hay que ver donde está el pecado y confesarlo. Muchas veces confesamos los pecados externos, no los que salen del corazón.
- Muchos solamente confiesan la carne, la lujuria, la impureza. Verdad que hay que purificar este pecado, pero hay otros, orgullo, vanidad, ambición, egoísmo…, y si se suman son mucho más importantes que la carne. Está la codicia, la curiosidad, la ambición de tener poder dentro de la comunidad…
- El pecado más grande lo esconden, porque no saben limpiar su corazón de sus sentimientos: celos, envidia, egoísmo, vanidad.
- No es que hay que decir cada pecado en detalle, pero decir: “Caí en lujuria, ira, ambición, orgullo, vanidad…”, esto es confesar pecados concretos.